Josep Antoni Duran i Lleida, a ritmo de batería