Hace cinco años ETA proclamó el cese definitivo de la violencia