Los mediadores internacionales piden que no se detenga a más etarras