Díaz y Sánchez multiplican por seis el mínimo de avales exigido