Montoro: “Mis palabras se las lleva el viento”