El 'corazón herido' de los militantes y simpatizantes socialistas