Crece la polémica por la situación del mosso que escolta a Puigdemont