Gracias a la presión de las mujeres, los partidos pactan 200 millones para la violencia machista