El Congreso, como el patio de colegio