El 86,28% del Congreso tiene intención de rechazar la propuesta del Parlament