El Tribunal de Cuentas niega irregularidades aunque cambiará el sistema de contratación