Colau insiste en lo "arcaico" de algunos saludos, como el besamanos