Cifuentes, en Sevilla ¿perderá su silla?