Clientes y menores compartían cocaína en los encuentros sexuales del caso de Vitoria