Cataluña parecía el claro destinatario del discurso navideño de Felipe VI