La Audiencia rechaza por imperativo legal que el Rey Felipe declare en el juicio