La fianza que la Infanta debe cubrir con sus bienes queda reducida a 2,1 millones