La Infanta ve vulnerado su derecho a la defensa y a la tutela judicial efectiva