La CUP frena los presupuestos