Baja la preocupación por el paro aunque sigue siendo el principal problema