Para el CGPJ las concentraciones en apoyo a Rigau y Ortega son "estrategia de presión"