La percepción negativa de la situación política alcanza ya al 82,3 % de la población