Barcelona grita "no tengo miedo" como repulsa ante el terrorismo