Las víctimas de Barcelona y Cambrils, decepcionadas con la politización de los homenajes por los atentados de hace un año