Artur Mas oculta al rey tras un telón