Andalucía defiende las plenas garantías jurídicas de su decreto de viviendas