Abel Caballero insiste en que "nunca" recibió "ningún regalo" de la empresa Eiriña: