El Rey abdica con un discurso medido y lleno de detalles emotivos