El futuro Felipe VI, ante el reto de consolidar una monarquía en horas bajas