22-M, primer test al bipartidismo