Trump mantiene sus promesas, salvo la de encarcelar a Clinton