Comienza la campaña en Cataluña con el futuro del proceso soberanista en juego