Las caras que no veremos en el Congreso