Termina agosto y 200.000 personas acaban sus contratos temporales