La economía griega da señales de mejora en vísperas del fin del tercer rescate bancario