Los taxistas viven su cuarta noche de protestas en Barcelona a pesar de las promesas de Fomento