La deuda pública escala al 84,1% del PIB y alcanza máximos históricos en 2012