La prima se relaja hasta los 426 puntos a pesar de las malas previsiones del FMI