La burbuja del hormigón también dejó sus efectos en las playas soñadas