La morosidad de la banca escala hasta el 13,6% y cierra 2013 con nuevo récord