El primer ministro griego, Yorgos Papandreou, afirma que hará "todo lo posible" para evitar la quiebra