El paro de muy larga duración bajó un 18% en 2017 y los despidos se redujeron un 11,9%, según el INE