Los jubilados recogen firmas para una reforma de la Constitución que blinde sus pensiones