Rato, insultado a las puertas de su casa