El inicio de la recuperación suena a cuento en la cola del paro