Más de la mitad de los nuevos trabajadores están sobrecualificados para el puesto que ocupan