La economía española sigue cayendo, pero a un ritmo "más atenuado"