La peor noticia que el primer ministro chino podía dar al país