Los clientes del Sabadell y Caixabank no deben temer por su dinero