La brecha salarial se mantiene por la temporalidad y el empleo a tiempo parcial